Advertencia

Este sitio contiene imágenes explícitas que pueden herir su sensibilidad

Crimenes

Andy, exfutbolista que fue violado por su entrenador

Inglaterra; Tenía solo 11 años e intentó suicidarse en más de 10 ocasiones debido a los tormentosos recuerdos.

Mundo Violento
Por Mundo Violento
  • Andy tuvo que dejar los campos de fútbol por culpa de los abusos sexuales.

    Andy tuvo que dejar los campos de fútbol por culpa de los abusos sexuales.

Sin duda, la infancia de Andy Woodward quedó marcada para siembre y durante muchos años vivió en la sombra de sus tormentosos recuerdos.

Él era solo un niño cuando fue abusado sexualmente. Ahora, este exfutbolista inglés de 43 años, ha reconocido que fue su propio entrenador en el Crewe Alexandra (club ingles de fútbol) lo violaba cuando el tenía 11 años.

Loading...

El entrenador que abusaba de Woodward hace más de 30 años es Barry Benell, quien fue condenado en 1998 a 9 años de prisión tras declararse culpable de 23 cargos de abusos sexuales contra seis varones que tenían entre 9 y 15 años.

Durante los juicios, el criminal se describió así mismo como un monstruo. Además de haberle causado tanto daño al ex futbolista cuando entrenaba en el Crewe Alexandra, el sujeto violó a niños del Manchester City y del Stoke.

Andy Woodward en un partido de 1993. Foto: PlayGround.

"Hablar de estas cosas en el fútbol es mucho más difícil. No es sino ahora, con 43 años, cuando me siento por fin libre de contar mi historia y librarme de esta horrible carga", explica Woodward en una entrevista para The Guardian.

"No sólo mi carrera futbolística, también mi vida se han visto arruinadas hasta ahora. ¿Cuántos más habrá ahí fuera? Hablo de cientos de chicos a los que ese hombre 'eligió' y que como adultos puede que aún vivan con ese miedo".

Horribles recuerdos

De acuerdo a las palabras de Andy Woodward, Benell “"tenía predilección por los chicos más débiles y blandos" y él lo era.

El pesar de la memoria por los horribles recuerdos hicieron que la víctima intentara suicidarse más de 10 veces. A los 29 años decidió retirarse del fútbol porque no podía sobrellevarlo.

"Una vez tuve que fingir una lesión durante uno de los partidos porque me dio un ataque de pánico. Esto se convirtió en algo habitual durante mi carrera", asegura el exfutbolista inglés.

El violador lo atrapó a los 11 años cuando jugaba con los Stockport Boys, después de verlo en el campo durante algunos partidos. El pederasta estuvo más de 30 años buscando talentos jóvenes por media inglaterra y woodward llamó su atención.

"Yo sólo quería jugar al fútbol, vi el Crewe como el inicio de un sueño. Pero también era de naturaleza suave y eran los chicos débiles y suaves los que Bennell buscaba", narró Woodward.

El comienzo de una pesadilla

Un día Benell decidió llevar a su casa a Woodward para que entrenara con su nuevo equipo, en Peak Distric, en Inglaterra. Estaba hecha para que los niños se divirtieran y ganarse así su confianza.

"Era como la cueva del tesoro, el sueño de cualquier niño. Nada más entrar tenía tres máquinas tragamonedas, un billar... Había incluso un pequeño mono cuando subías las escaleras que se te sentaba en el hombro".

Con el tiempo, el niño futbolista en aquel entonces, acabó visitando la residencia de Benell durante los fines de semana y hasta vacaciones. Fue ahí cuando comenzaron los abusos.

Barry Benel. Foto: PlayGround.

Con amenazas y chantajes dominaba a sus víctimas. “A veces para acallarme sacaba sus nunchakus (armas tradicionales de las artes marciales asiáticas formada básicamente por dos palos cortos, generalmente de entre 30 y 60 cm unidos en sus extremos por una cuerda o cadena), Me hacía sujetar un trozo de papel mientras yo temblaba de miedo. Lo partía en dos y me decía "¿Ves ahora lo poderoso que soy?". Si se atrevían a contar algo amenazaba con eliminarlos del mundo del fútbol.

"Te haré desaparecer, te irás y tu sueño de ser futbolista nunca se cumplirá", les decía a los niños.

Benell tiene ahora 62 años y se encuentra nuevamente en la cárcel cumpliendo una condena por otro delito de pederastia que cometió en el 2012.

Woodward no fue el único profesional al que violó: Gary Speed también solía acudir a su casa. Este ex futbolista se suicidó en 2012 cuando era seleccionador de Gales. Bennell aún lleva el peso de su muerte sobre los hombros. "No hay paz ahora. ¿Cómo puedes tener paz cuando has matado a alguien? Para mí matar a una persona es lo que le has hecho porque su vida nunca volverá a ser igual", reconoció Bennell en 2012, dejando entrever que había abusado de él.

Woodward intentó terminar con su vida en varias ocasiones pero no lo consiguió, en cambio Gary Speed si lo logró y se suicidó a los 42 años. Ambos solo son las víctimas futbolísticas más famosas de Barry Benell.

Con información de PlayGround.

ESTO TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

 

Comentarios

Loading...