Advertencia

Este sitio contiene imágenes explícitas que pueden herir su sensibilidad

Desastres

“Un niño detonó la tragedia en Tultepec”, narra Daniela

Daniela Lozada, sus dos hijos pequeños y su esposo se encontraban en el lugar cuando ocurrió la explosión.

Mundo Violento
Por Mundo Violento
  • Daniela Lozada Montero contó lo que pasó el día de la explosión.

    Daniela Lozada Montero contó lo que pasó el día de la explosión.

“Yo lo vi, fue un niño el que prendió un cohete, una paloma, y lo aventó. Nosotros estábamos justamente ahí en ese momento. Lo que vi fue cómo empezó a explotar el puesto en el que estábamos comprando unos cohetes, íbamos tres mujeres, tres hombres y mis dos hijos. Vino el estruendo, el ruido, las piedras, y de ahí lo que sentí fueron los golpes, las piedras que explotaban por todas partes; vi mi mano destrozada, pero lo único que me importaba eran mis hijos Juan Daniel y Christopher, de seis y cuatro años, mi esposo...

Los agarré porque ellos estaban sentados en un escalón esperándonos a que mis amigos acabaran de pagar los cohetes que habían comprado; y los dos, mi esposo y yo, nos abalanzamos sobre ellos...

Mi esposo tomó una lámina que voló de alguno de los puestos y la colocó encima de los niños para protegerlos, es por eso que él es el más grave de todos nosotros ahorita. Los cuatro entramos a terapia intensiva... esto es muy fuerte, lo que vivimos ese día difícilmente lo podré superar, hace más de dos semanas que no puedo ver a mis hijos, a mi esposo”.

Loading...

Es el testimonio de Daniela Lozada Montero, de 24 años, sobreviviente de la explosión en el mercado de San Pablito, en Tultepec, Estado de México, el 20 de diciembre pasado.

Ella se encuentra en la Unidad de Quemados del Centro Médico Nacional 20 de Noviembre y tiene su mano derecha inmovilizada. Tuvo lesiones con quemaduras de cuarto grado, por lo que fue necesario dos intervenciones para rehabilitar su mano con piel de su propio cuerpo; es decir, injertos.

“Tomaron piel de mi pierna derecha y de mi vientre para el injerto de mi mano que estaba destrozada; hemos tenido que cuidar mucho que no se haga una infección, tengo heridas por todo mi cuerpo”, agrega.

Los hijos de Daniela también están lesionados con múltiples quemaduras y fracturas en su cuerpo y huesos, permanecieron durante más de 10 días internos en el hospital de Trauma y Ortopedia Magdalena de las Salinas, del IMSS. Sus abuelos, Hilda y Antonio, son quienes se han encargado de ellos y su hija.

“La primera vez que mi mamá entró a verme al hospital sólo me pedía que comiera, chillaba y me pedía que por favor comiera… yo no quería comer, pero hice un esfuerzo por ella, sólo para que dejara de chillar. Me hizo acordarme de cuando yo les digo a mis hijos que tienen que comer bien. Me trataba como si fuera una niña chiquita y me decía que comiera por favor...

Los médicos le explicaron que iban a extraer piel de alguna parte de mi cuerpo, que esta iba a ser la piel donante, para ponerla en las zonas de mis quemaduras; esa piel se ha ido pegando a mi mano poco a poco, con muchos cuidados”, cuenta Daniela con el cabello ahora corto por todas las heridas que tiene en la cabeza.

Aunque Juan Daniel y Christopher ya están fuera del hospital, permanecen bajo un puntual proceso de rehabilitación.

Juan Daniel, de seis años, tiene su brazo izquierdo inmovilizado desde el día del accidente, tuvo lesiones en el húmero y severas quemaduras en la cabeza, en la espalda y los glúteos. Christian aún no puede caminar, pues la quemadura en su rodilla izquierda se lo impide.

Daniela ya está enterada de la cifra de personas fallecidas en la explosión en Tultepec. “Ya lo sé, murieron más de 30 personas, una de las chavas que iba con nosotros falleció. Yo no debí llevar a mis hijos a ese mercado de cohetes; la vida me ha dado otra oportunidad y voy a pedir cambio de horario en mi trabajo.

¿Usted sabe que se va a reconstruir el mercado de San Pablito en Tultepec? ¿Cuál es su opinión al respecto después de su experiencia?

"Soy una sobreviviente, mis hijos y mi esposo también, aunque mi esposo aún está muy delicado. La explosión no debió ocurrir. Ahí no deben entrar niños. No estoy de acuerdo en que permitan el acceso a menores de edad. Eso debería estar prohibido. Sé que hay personas que se dedican a eso desde toda su vida, y que necesitan trabajar, pero es algo sumamente peligroso, los mercados de cohetes son bombas de tiempo, no deberían existir", concluye la joven, quien labora en el área de intendencia de la UNAM.

Con información de: El Universal

ESTO TE PUEDE INTERESAR: 

 

Comentarios

Loading...